Auditoría SEO: cómo hacerla y por qué es importante

Para asegurarnos de cuáles acciones llevar a cabo en nuestro sitio web con el fin de mejorar su posicionamiento, primero debemos saber dónde estamos parados y cuál es la situación actual de nuestra ventana al mundo. Te contamos cómo iniciar el diagnóstico de tu página antes de implementar una estrategia SEO que esté acompañada de textos brillantes para escalar posiciones en los motores de búsqueda.

Por dónde iniciar la auditoría SEO

Tu estrategia digital puede ser más competitiva si analizas todos los elementos que la integran, especialmente aquellos que intervienen en el posicionamiento orgánico de tu web:

  • Verifica si el contenido relevante de tu sitio está indexado. Ese contenido relevante es aquel que aporta valor a los usuarios que hacen sus búsquedas en Google. El resto del contenido que no responda a la intención de búsqueda de las personas puedes considerarlo no relevante.

Una forma fácil de ver cuáles URL se encuentran indexadas es utilizar en Google el comando site:nombredelaweb.com

  • Revisa la estructura de tu web de modo de mejorar la usabilidad para quienes navegan. Haz que no sean demasiados los clics que deban hacer los usuarios para llegar al contenido que les interesa. De esta forma al mismo tiempo conseguirás que Google otorgue mayor relevancia en cuanto a posicionamiento se trata.

Por otro lado, asegúrate que las URL de tu web sean cortas, explícitas, fáciles de leer y que estén estratégicamente enlazadas entre sí.

  • Considera que el tiempo de carga de tu web sea corto, ponle las cosas en bandeja de plata a las personas para que se queden y consigan lo que están buscando sin complicaciones ¿no te gustaría esperar medio minuto a que se cargue el contenido que quieres ver, o sí?
  • No olvides que hoy en día solemos buscar información desde nuestros dispositivos móviles, entonces es fundamental que el contenido que preparaste sea responsive, es decir que pueda verse perfectamente desde un celular si deseas obtener un mejor posicionamiento. Asimismo, tu contenido debería estar listo para ser disfrutado desde cualquier sistema operativo como Mac y Windows o diferentes navegadores como Chrome, Firefox o Safari, así que prueba cómo se ve en cada uno de ellos.
  • Ofrece un contenido de calidad que, además de contar con técnicas de copywriting e imágenes bien aplicadas, no esté duplicado y que responda a la intención de búsqueda de los usuarios.
  • Analiza la metadata de tu contenido, que también engloba factores importantes para el posicionamiento SEO.
  • Comprueba que las imágenes cuenten con los atributos alt y title y por supuesto que no pesen demasiado porque de lo contrario, tardarán mucho tiempo en cargar.
  • Verifica la visibilidad que tienen tus keywords y especialmente su relevancia para el negocio, la intención de búsqueda a la que responde y por último la competencia. Investiga qué palabras clave está posicionando la competencia.
  • Analiza la autoridad de dominio 

Estas breves recomendaciones te guiarán para llevar a cabo una buena optimización de tu web desde la base, pero un consejo clave es siempre ponerse en los zapatos del usuario para que compruebes que el funcionamiento de tu web no sea complejo. Además de ofrecer el contenido esperado, siempre apuesta a que sea lo más intuitiva y amigable posible.