Conoce cuáles son las frases prohibidas en copywriting

A la hora de escribir, no solamente es importante tener claro a quién le vamos a hablar, sino cómo lo vamos a hacer. Evitar utilizar expresiones forzadas y frases adornadas será clave para que tu audiencia digiera el mensaje que quieres darle. Conoce cuáles son las frases prohibidas en copywriting y algunos consejos para esquivarlas como todo un profesional.

Que tu mensaje sea claro y sin adornos

Ya sea que escribas en tu web o envíes un email a tu audiencia, es importante impedir que los términos, siglas o jergas propias de tu especialidad se apoderen de tu teclado. Hacerte notar por el conocimiento que puedas tener no es lo que atraerá al cliente que quieres captar.

Al utilizar este tipo de lenguaje asumes que tu público lo entiende y la realidad es que es posible que no sea así. El mensaje que transmitas debe ser claro y sencillo; si vas a incluir siglas, es importante aclarar el significado y si piensas agregar alguna jerga, exprésalas en un lenguaje simple.

Aprende a decir ¡no!

Empezar a decir no a la ambigüedad y no dejar espacio a la malinterpretación, son dos consejos que puedes poner en práctica.

Evita utilizar “el mejor” o “la mejor” en tus comunicaciones porque al final no estás diciendo nada. Lo ideal es dar a conocer los beneficios que obtiene el consumidor con eso que ofreces, si no cada persona tendrá una idea distinta de por qué ofreces “lo mejor”. Lo que para ti es lo mejor, para el otro tal vez no lo sea. Todo depende de la percepción y expectativas que tenga cada persona.

Diles no a los adverbios terminados en mente como exclusivamente, fuertemente, suficientemente ya que carecen de significado preciso y en consecuencia les abre la puerta a las malas interpretaciones ¿cómo se puede medir la exclusividad, la fuerza, lo que es suficiente? Una vez más depende de cada persona y lo que espera.

Las frases “la solución a tus problemas” o “confía en nosotros” es mejor dejarlas guardadas si no contextualizas y dejas claro a qué problemas te refieres, por qué lo solucionas y por qué debe tu cliente o potencial cliente confiar en ti. Enfócate en transmitir la calidad que tiene el producto o servicio que ofreces, eso te traerá mejores resultados.

Utiliza menos adjetivos para que tus ideas se reflejen de manera clara y sorprendan de forma positiva a tu lector. Lograrlo requiere esfuerzo porque debes pensar qué colocar en el lugar que ocupaba ese adjetivo, pero ya verás que vale la pena.

Identifica los adverbios y los adjetivos

Lo primero que debes hacer para utilizar de manera adecuada adverbios y adjetivos es identificarlos ¿sabes hacerlo de manera precisa? Hagamos un breve repaso:

  • Los nombres se refieren a seres u objetos: casa, gato, capa.
  • Los verbos representan acciones: seducir, arrojar, rascar.
  • Los adjetivos modifican a los nombres: la casa grande, el gato viejo, la capa roja.
  • Los adverbios modifican a los verbos (y a otras palabras): seducir desenfrenadamente, arrojar lejos, rascar vigorosamente.

Cuando termines de escribir una frase o un párrafo, identifica los adjetivos y los adverbios y al mismo tiempo elimina aquellos que sean redundantes:

  • En lugar de “un perro pequeño” puedes escribir “un cachorro”.
  • En lugar de “habló dudosamente” puedes escribir “dudó”.
  • En lugar de “gritó fuertemente” puedes escribir “aturdió”.

Con estas recomendaciones podrás lograr que tus líneas sean limpias, comprensibles y estratégicas. Que el lector entienda el mensaje y lo encuentre útil será un gran logro. Que al final quien te lee realice la acción que esperas, será todo un éxito.