Más allá de las imágenes: Hablemos del Copywriting para Instagram

En una red social donde las imágenes mandan, pareciera que no hace falta agregar nada más ¡pero ojo! en Instagram, unas líneas cautivadoras no pueden faltar. Si quieres conocer de qué va el Copywriting para Instagram, sigue leyendo.

El Copywriting en Instagram dice presente

En muchas ocasiones escuchamos hablar del Copywriting de contenidos para websites, blogs y páginas de ventas; pero cuando pensamos en Instagram probablemente lo primero que se nos viene a la cabeza son imágenes, historias y videos, no pensamos mucho en los textos.

¿Es necesario escribir en esta red social? Sí que lo es. Un buen texto que acompañe las imágenes hará posible que el contenido sea más jugoso y genere en las personas esa reacción que están buscando las marcas.

Tal vez aquellas que venden servicios, valorarán mucho más esta combinación. Al despojarse de algo tan visual como pudiera ser la imagen de un producto, tendrán que poner especial atención al contenido como un todo, al entender que la imagen en sí misma tiene un gran poder, pero de la mano de un buen compañero de baile, logra mucho más.

Atención, atracción, acción

Hoy que nos encontramos con múltiples plataformas al alcance de todos para hacer buenas imágenes, la cuestión está en diferenciarse ¿y cómo podemos hacerlo? Para lograrlo, involucrar al lector es imprescindible.

Instagram nos da la posibilidad de transmitir mensajes desenfadados, por lo cual es ideal apelar a la sencillez y evitar textos que sean muy técnicos. Ir directo al grano es otro gran consejo para captar la atención de quien está leyendo, es importante que sepa de qué le hablamos y no marearlo con tantas vueltas.

Pero, más allá de que un texto sea claro, ha de atrapar al lector. Causar sensaciones en él, puede aumentar las posibilidades de obtener más likes. Debemos pensar cuál es el principal beneficio de nuestro servicio y enlazarlo con una idea que rompa barreras, que sea original. Si no nos diferenciamos, será difícil establecer un vínculo.

No existe acción sin afinidad, entonces después de crear una conexión, es vital que la persona resuelva sus dudas dentro de nuestra publicación y que no vaya a buscar más respuestas en otro lado, tenemos que decirle qué hacer en ese mismo momento, en ese mismo lugar.

Aprovechar los espacios

Hay que sacar la mejor ventaja de los limitados espacios que nos ofrece Instagram para escribir. Los textos bien pensados le darán a nuestra publicación ese toque peculiar y además nos permitirán generar miles de likes e interacciones.

En Instagram contamos con tres espacios claves donde podemos compartir textos inteligentes: La biografía, el pie de foto y las stories.

En la biografía o “BIO” contamos con 150 caracteres para distinguirnos y mostrar qué ofrecemos. Este es uno de los primeros segmentos que ve la gente, así que es esencial que desde esas líneas le demos un motivo para que nos siga acompañando.

Luego contamos con un espacio para escribir hasta 2200 caracteres en el pie de foto, es aquí donde debemos vestir de gala al contenido y hacer que deslumbre, especialmente con las primeras palabras que compartimos. En esta sección no podemos olvidarnos de los hashtags o etiquetas que les darán un plus a nuestras líneas y ubicarán al lector dentro del contexto que queremos.

Después están las stories con un espacio más reducido para escribir. Aunque no tienen un máximo de caracteres, lo ideal es solo colocar una o dos frases.

Conocer al usuario y mantener la comunidad

Para lograr que la estrategia que nos conduce al baile sea exitosa, es importante que conozcamos a quién nos dirigimos, ¿cuáles son sus necesidades?, ¿se identifica con la personalidad de la marca? Es crucial crear un lenguaje que conecte con nuestra comunidad, para más adelante presenciar la metamorfosis de cliente potencial a cliente real.

Mas allá de plantearnos un objetivo general de marketing, es necesario que tengamos claro lo que queremos conseguir con cada publicación. Conservar la comunidad que hemos ganado es una de esas metas que debemos trazarnos a lo largo del recorrido. Es como regar la planta hasta que florezca y no dejarla morir.

Si además de ofrecer un contenido atractivo y sin igual, respondemos los comentarios y mensajes, ya contamos con potenciales clientes que están en sintonía con nuestro contenido. Confían en nosotros, somos relevantes. Luego podremos hablarles acerca de las ofertas, los nuevos servicios, los descuentos. Todo a su tiempo.

Por encima de los enlaces

En una red social donde casi no contamos con la gracia de los enlaces, es posible acudir a varias técnicas que hoy tenemos a disposición para lograr que nuestra marca se haga mejor amiga del usuario.

Entre ellas encontramos la fórmula UUUU que significa que los textos sean útiles, urgentes, únicos y ultra-específicos. También podemos emplear la popular fórmula AIDA que apela a la atención, el interés, el deseo y la acción. PAS, ACCA, QUEST son otros de los tantos métodos disponibles. Todos ellos requieren un apartado completo para su debida comprensión y por su puesto un experto que les dé vida de manera apropiada. 

Contar historias también nos permite que el lector se sienta identificado, pues lo personal cuenta. Asimismo, compartir casos de éxito del producto o servicio puede ser un gran impulso para el llamado a la acción.

Como ves, conseguir una alianza indestructible entre una foto atractiva y un texto inteligente, es la clave. Causar interés, explicar lo que ofrecemos, generar confianza y provocar una respuesta concreta, forman el combo perfecto de nuestra estrategia de Copywriting en Instagram, esa ventana que nos permite compartir lo mejor de todo lo que nos rodea.

[instagram-feed]