Qué son las long tail en SEO

Si utilizas de forma correcta las palabras clave long tail en el SEO, o palabras clave de cola larga, puedes aportar muchos beneficios a tu estrategia de contenidos, especialmente si tienes un blog que alimentar con frecuencia. Conoce sus raíces y cómo llevarlas a la práctica en tu día a día.

Los inicios de las long tail y algunos ejemplos

El origen de este término se le atribuye a un periodista y escritor llamado Chris Anderson, quien lo creó para definir un modelo de negocio basado en vender mucha cantidad de un producto o servicio a buen precio, en lugar de vender un producto o servicio de alta gama, lógicamente a un precio alto.

Este término en SEO consiste entonces en posicionarte en Google con varias palabras clave que no sean tan importantes, ya que es más fácil que intentar hacerlo con una sola que sea relevante.

Para explicarlo un poco mejor: es más difícil posicionar una palabra clave que tiene miles de búsquedas mensuales que posicionarse con palabras clave más descriptivas y menos buscadas. Por ejemplo, si intentas posicionar tu tienda de postres en Google, será más difícil posicionarla solamente con la palabra “postres” que “tienda de postres en Madrid”, en este último caso, será más fácil convertir esas búsquedas en dinero.

Ten en cuenta que las búsquedas mensuales que tenga una frase suelen ser mayores cuando contiene menos palabras. Por eso, la idea es que intentes posicionarte con muchas palabras long tail ya que además de ser más fácil, se enfocan más en lo que verdaderamente necesita el usuario y al mismo tiempo, en lo que buscas de él.

Con el ejemplo anterior, si una persona busca “postres” tal vez quiera solo información general o una fotografía, y no le servirá de nada si tu tienda aparece en las primeras posiciones. Pero si alguien busca “tienda de postres en Madrid” seguramente esté buscando comprar un rico postre en esa ciudad y en ese caso, sí le servirá mucho si tú estás en las primeras posiciones de su búsqueda.

Cómo buscar palabras long tail para posicionarte

Existen varias formas de encontrar palabras clave que se asocien al sitio que quieras posicionar:

  1. Haz una lista de palabras o frases que identifiquen lo que ofreces y con las que quisieras que te encontraran en Google.
  2. Usa herramientas especiales para esto como SEMrush o Ahrefs donde tienes que buscar cada una de las palabras o frases que te interesan y luego anotar las long tail que te arrojan estas plataformas. SEMrush te muestra por ejemplo las long tail que tienen al menos 10 búsquedas mensuales.
  3. Utiliza las búsquedas relacionadas que te da Google cuando escribes una palabra en el buscador y te arroja términos que está buscando la gente y que están relacionados con lo que quieres encontrar tú en ese momento. Esto lo ves al final de la página de resultados de Google.
  4. Revisa las sugerencias de palabras que te da Google con la función autocompletar. Esta herramienta te muestra lo que más están buscando las personas en Google respecto al contenido que quieres posicionar.
  5. Revisa la geolocalización para que Google ajuste los resultados de lo que estás buscando de acuerdo con tu ubicación. Por ejemplo, si añades tu localidad al final de tus long tail puedes incrementar las posibilidades de que conviertas las búsquedas en ventas, pues aparecerá mejor posicionado entre las búsquedas que realizan las personas de tu ciudad.
  6. Voltea a ver a tu competencia y las palabras de cola larga que está utilizando y con las cuales te gustaría posicionarte a ti. Examina en qué partes las usa: URL, título, meta descripción, subtítulos, etc.
  7. Explora herramientas gratuitas como Google Keyword Planner, (la herramienta de Google AdWords), Ubersuggest.org, Keywordshitter.com, Answerthepublic.com, Kwfinder.com, Soovle.com y Answesocrates.com.

Un par de consejos finales al usar palabras clave long tail

  1. Escribe tu artículo y luego piensa en las long tail con las cuales quieres posicionarlo. De esta forma ofrecerás un contenido más genuino y que enganche mejor a los lectores.
  2. No utilices todas las palabras long tail que consigas, apunta solo a aquellas que se relacionan más a tu contenido para que maximices los resultados.

Como ves, no siempre lo “más popular” es lo más conveniente. Si armas una estrategia SEO bien pensada y que sea más específica, las long tail son unas excelentes compañeras para que logres transformar las búsquedas en dinero para tu negocio.