Qué son los e-mails en frío y 10 consejos para escribirlos

Hoy en día, uno de los caminos más efectivos para llegar al cliente y ganar su confianza es a través del e-mail marketing, pero, como ya imaginarás, para que funcione, la estrategia debe estar bien diseñada. Con unas tácticas que te acompañen a ofrecer un mensaje cálido y cercano, podrás captar o consolidar nuevos clientes. Hoy nos enfocaremos en cómo enviar ese primer e-mail a personas que no conoces, el llamado e-mail o correo en frío.

Empecemos por lo básico

Si hay una forma de sacar el mayor provecho a la inversión publicitaria de un negocio, esa es el e-mail marketing. Puede ser una estrategia muy valorada a la hora de promocionar productos y servicios ya que no implica grandes costos administrativos. Además, es una de las estrategias de marketing que mayor retorno de inversión provee.

Esto se debe a que generalmente las personas que reciben e-mails han dado su consentimiento previo para que eso suceda, seguramente en algún acercamiento inicial que tuvo la marca con ellos. Pero ¿cómo enfrentar esa primera comunicación cuando el destinatario no ha dado su consentimiento para ser contactado?

Aunque el objetivo final siempre sea vender, la esencia de este tipo de comunicaciones es crear un vínculo, por lo que el contenido que escribas allí debe ser valioso para el receptor, de lo contrario será desechado, incluso en ocasiones, antes de que la persona abra el e-mail.

10 consejos para redactar e-mails en frío

  1. Antes de aventurarte a escribir un e-mail, debes tener en cuenta una regla de oro: no llenar la bandeja de entrada de tus posibles clientes.
  2. Investiga qué le gusta a tu público objetivo, cuáles son sus intereses.
  3. Capta la atención desde el principio. El asunto del correo electrónico es trascendental y determina si será abierto o pasará directo a la papelera. Anímate a crear un asunto que llame la atención del destinatario con alguna sorpresa, intriga o controversia.
  4. Por supuesto, asegúrate de que el contenido que estás enviando tenga el tono de tu marca.
  5. Personaliza el mensaje. Coloca el nombre de la persona a quien te diriges.
  6. Preséntate ante tu futuro cliente, dile quién eres. Utiliza una dirección de e-mail corporativa y firma tu comunicación, eso le dará más confianza a tu lector y posible cliente. Al mismo tiempo mantén actualizado tu perfil en LinkedIn para que haya una forma de verificación y si estás activo en otras redes sociales, colócalas.
  7. Explícale bien al destinatario cómo puedes ayudarlo ante tu hipótesis de que será más feliz con lo que le vas a ofrecer. Imagina cómo te gustaría recibir un mensaje y procura ser cercano para el lector. Entrégale contenido de valor para él y respáldate en las técnicas del copywriting  y el storytelling  para que haga clic.
  8. Sé breve, directo y sencillo. Ten en cuenta que el tiempo es oro y no llenes de links e imágenes el e-mail. Fíjate también que el tipo de letra que utilices sea fácil de leer y que el diseño sea visualmente agradable.
  9. Déjale claro cuál es el siguiente paso, que en este primer acercamiento no debe ser vender el producto o servicio, pero sí concretar una reunión, que visite tu catálogo, que se suscriba a tu newsletter mensual o que te siga en redes para conocer novedades. Si atacas con demasiada urgencia a una persona que estás conociendo, como en la vida real, saldrá corriendo de allí.
  10. Al final, repasa línea por línea lo que redactaste para asegurarte que no estés omitiendo algo importante y corregir cualquier error de ortografía o tipeo.

Cómo evitar conflictos al enviar e-mails en frío

  • Informa de manera clara que tu e-mail es comercial y garantiza que el usuario encuentre en tu web un contenido que sea coherente con esa comunicación que le enviaste.
  • El destinatario agradecerá que le digas de dónde sacaste sus datos de contacto; indícale qué trato va a recibir esa información personal.
  • Manifiesta que las personas tienen derecho a rectificar o cancelar esos datos personales que tienes en tus manos. Asimismo, tu e-mail debe disponer de un sistema que permita al usuario cancelar la suscripción de manera automática.
  • Haz lo posible por tener un remitente claro e identificable, evita usar los noreply o e-mails robotizados, esta práctica es ilegal en algunos países.
  • Antes de comprar bases de datos, asegúrate de que cuenten con los permisos para iniciarte en el mundo del e-mail marketing, ya que de lo contrario puedes afrontar fuertes sanciones legales.

Tu e-mail en frío representa a la parte superior del embudo. Si le gustas a tu público, se lanzará en el agujero y luego depende de ti que vayan haciendo un recorrido que los lleve a ver más de cerca a tu marca. Una vez que la hayan conocido mejor, puedes avanzar y dar el paso para concretar la venta. ¡Anímate! no tienes nada que perder.