¿Sabes qué es el Marketing de Contenidos?

Es conocido también como Content Marketing y es una técnica que consiste en ofrecer al público lo que necesita de una manera más atractiva para transformarlos en clientes potenciales. Conoce más acerca del Marketing de Contenidos y cómo aplicarlo a tu estrategia digital.

Más allá de lo tradicional

El Marketing de Contenidos va más allá de las acciones meramente promocionales del marketing tradicional, donde muchas veces las marcas no se preocupan por lo que realmente necesita su público, sino que se centran en sí mismas: detalles técnicos, estética, usabilidad sin explicarles a quienes van a comprarla cómo es que eso que describen les mejorará la vida.

Por eso, el Marketing de Contenidos es un arte, el arte de la comprensión de lo que los clientes necesitan para entregarles una solución de una forma convincente. Se trata simplemente de hacer las cosas bien desde el inicio.

¿En qué se basa el Marketing de Contenidos?

  • En contenidos de calidad con un valor agregado para resolver las necesidades de tus usuarios. De esta forma puedes construir una relación fuerte y duradera con tus clientes actuales y potenciales. Es importante que sea un contenido segmentado de acuerdo con los intereses del público y menos invasivo que el contenido tradicional donde es más común ver “compre” “ofertas” “descuentos”.
  • En estrategias más orgánicas que reducen el costo de adquisición de clientes y generan más rentabilidad a tu emprendimiento o a la empresa que lidera la estrategia.
  • En una imagen de marca positiva donde los clientes te perciban como un aliado y no como un cazador que intenta siempre atrapar una presa.
  • En la confianza que generemos en el público, que se transforme a mediano y largo plazo en lealtad al lograr que no se sienta utilizado.
  • En ser de utilidad al target.

También se trata de vender, pero…

Hay que sincerarnos, el fin del Marketing de Contenidos también es comercial, pero, a diferencia de la publicidad convencional, intenta convertir clientes de una manera más natural y menos invasiva.

Entonces la idea es que a la audiencia le quede claro cómo nuestro producto o servicio puede ayudar a resolver sus necesidades más allá de mostrarle únicamente las cualidades de lo que ofrecemos.

Si logramos que nuestro público entre en confianza podremos obtener un tráfico de mejor calidad en nuestro sitio. Serán personas que se irán transformando de visitantes a clientes finales.

En este sentido Google, por ejemplo, prioriza cada vez más los contenidos que responden de manera más precisa a las búsquedas que realizan los internautas. Este contenido más pertinente puede ser: un artículo de un blog, un posteo en redes sociales, un video en el canal de YouTube de un profesional, una infografía de un Blogger reconocido.

En la actualidad, se ha vuelto casi mandatorio que las empresas tengan presencia en Internet, pero lo más importante no es precisamente los canales que decidamos utilizar para compartir nuestro contenido. La clave aquí es que ese contenido ponga en primer lugar a las necesidades reales de nuestros clientes.