Típicos errores que se encuentran en un blog

A la hora de auditar un blog me ha llamado la atención errores que se repiten constantemente sin importar la experticia de la persona que escribe. Si te dedicas a redactar constantemente, ya sea para cuidar tu imagen digital o porque la redacción es parte de tu oficio, es importante que leas este artículo para que estos errores no formen parte de tu repertorio de escritos.

  1. No hay uso de punto final

Es impresionante la cantidad de frases que quedan en el aire porque no se finalizan con un punto y final. El punto final es un signo de puntuación que hay que respetar igual que cualquier otro. Da la impresión que se ha escrito y no se ha corregido, había prisa por publicar y simplemente no hubo atención al detalle.

  • Mayúsculas después de dos puntos

Los dos puntos no indican culminación de la oración, por lo tanto, no hay que comenzar la siguiente palabra con mayúscula. Al menos que se trate de un nombre propio o alguna palabra que amerite escribirla con mayúscula. Así que recuerda, las enumeraciones y las conclusiones que normalmente siguen a dos puntos no comienzan con mayúscula.

  • Palabras acentuadas como sólo o éste

Anteriormente era obligatorio acentuar la palabra “sólo” cuando se refería a únicamente y “éste” cuando se presentaba como un pronombre demostrativo, por ejemplo: “éste hombre es alto”. Sin embargo, hoy día se acepta como lícito no colocarles tilde. Así que frente a la duda lo mejor que puedes hacer es no acentuar. Mientras que las palabras de “solo” (para referirse a soledad) o “este” (como sustantivo determinativo) nunca llevan tilde.

  • Etcétera y puntos suspensivos al mismo tiempo

Tanto la palabra etcétera como los puntos suspensivos cumplen la misma función, dar a entender que la lista continúa. Por lo tanto, no es necesario colocar los dos de manera seguida, ya que redunda.

Además, en aquellos textos que son netamente publicitarios como landing page o cartas de venta es necesario eliminarlos por completo, ni etcéteras, ni puntos suspensivos. Si el vendedor no se ha tomado el tiempo para definir con precisión las características o usos de sus productos, es posible que no haya dicho todo lo que tiene que decir del producto. Y este es un pensamiento que hace dudar la compra a cualquier cliente potencial.

  • El abuso de los adverbios terminados en “mente”

Los adverbios terminados en mente como rápidamente, velozmente, fácilmente, etc., no son palabras adecuadas para productos editoriales de venta como una landing page o una carta de venta. Dan la impresión de que se tuviera que disfrazar algo o impresionar para que el mensaje sea consumido.

De igual forma, ten cuidado con el abuso de adjetivos en textos para la venta, porque estos ralentizan la lectura. Prefiere siempre los verbos y los sustantivos, ya que indican acción y resultados.

Claro que este consejo no es el mismo al escribir una novela, en este tipo de textos los adjetivos te hacen soñar y te ubican mejor en el contexto. Por eso, lo dicho aquí funciona para blogs y textos publicitarios.

[instagram-feed]