Tips para el copywriting gastronómico

Actualmente, existen muchos negocios y restaurantes de comida. No solo en locales físicos, sino también con la modalidad de entrega a domicilio, completamente online.

Pero no importa qué tipo de restaurante sea, siempre será necesario tener una buena estrategia de marketing web que llame la atención y sea lo suficientemente persuasiva para atraer a los comensales.

No basta con una buena fotografía (qué es vital en el marketing gastronómico), el copywriting del negocio también es una parte importante para el éxito de la venta.

En primer lugar, cabe destacar que hay dos funciones que determinarán si el copywriting es útil o no lo es: ayudar a que el negocio pueda vender la idea, servicio o producto que ofrece y ayudar al receptor a entender, recordar y adquirir lo que está recibiendo.

Para lograr que este objetivo se logre óptimamente, aquí te compartimos 5 tips para escribir copys efectivos en el mundo de la gastronomía, haciéndolos más funcionales y relevantes.

Tener en cuenta que el consumidor no siempre come por hambre

Esto hay que concebirlo sabiendo que no todos terminan buscando comida por apetito. Por ende, se debe entender cuáles son las razones por las que tu público busca tales alimentos y servicios o cuál es su rol en cuanto a la comida.

Las motivaciones gastronómicas pueden darse por: el disfrute (contextos festivos y ferias especiales), por estatus de élite (productos Gourmet, restaurantes exclusivos, etc.), por sensación de seguridad (alimentos y recetas que recuerdan momentos y dan nostalgia como restaurantes tradicionales) y por sentimientos de pertenencia (contextos culturales, con comida tradicional donde juega un rol importante).

Conociendo tu tipo de negocio podrás descubrir el target y elaborar textos que se acoplen a sus necesidades.

Ética nutricional por delante

Cuando se hace copywriting en gastronomía hay que entender que la comida es fundamental para la salud y los alimentos que se ofrecen determinan la forma en la que direccionas el escrito.

Si existe un plato con un ingrediente muy nutritivo eso no significa que todo el plato lo sea. Por ende, al menos que se ofrezca comida totalmente fitness, se deben evitar esas líneas donde se explota la promesa de una comida que transformará la figura o hará perder peso.

La honestidad es parte fundamental cuando se trata de los elementos nutritivos que conforman el producto.

Crea un escenario imaginario o una sensación partiendo de metáforas y comparaciones

Los recursos literarios serán de gran ayuda cuando quieras hacerle entender al consumidor lo que significará probar esa comida. Esto funciona sobre todo con alimentos o bebidas complejas que no todo el mundo ha degustado o que sus componentes no son tan simples de entender.

Es decir, que con la ayuda de los recursos como la comparación y la metáfora, el lector podrá hacerse un dibujo o película de cómo podrá sentirse al comer tales platillos. Ser creativo es un método de ganadores.

Investiga sobre los alimentos, sus normas, características y elaboración

Existen palabras permitidas y otras que no deben usarse a la ligera en el mundo gastronómico. Las normativas que rigen las palabras para vender en gastronomía han empezado a mirar hacia el consumidor y sus intereses.

Uno de los objetivos primordiales es evitar confusiones a la hora de escribir y no mostrar el alimento como algo que no es. Así que es necesario utilizar los términos que las normas vigentes determinan.

Para poner ejemplos: para usar el término “pan integral” debe estar elaborado con harina 100% integral. Por otro lado, algunas palabras con las que hay que tener cuidado al usar son “ecológico”, “vinos” y “artesanal”.

Juega con los adjetivos

Aunque quizás has oído que en el mundo del copy hay que tener cuidado con los adjetivos, en la gastronomía juegan un papel importante. Esto quiere decir que en lugar de deformar el texto, le dan un mejor estilo. Solo hay que usarlos con cautela.

En pocas palabras, los adjetivos ofrecerán al copywriter una herramienta para describir aspectos fundamentales de los alimentos como: la textura, el aroma, el sabor y el color.

Como eso de crear imágenes mentales, con los adjetivos el lector podrá imaginarse la experiencia gastronómica de cómo será comer tal alimento con solo leer.